Mara, la elefanta

Mara nació en la sabana de la hermosa África. Un dia lleno de sol radiante, una dulce y pequeña elefantita la madre tierra la currujo, amaba mucho su vida en la jungla.

Lo primero que hacía al levantarse en la mañana era comer. Su pequena se ensucubia ritmo de la comelona que se daba. Luego decia madre ya tener, puedo ir por la jungla a jugar. Mamá elefanta le respondia si pero ten cuidado tu aún eres tan pequeña, hay algunos seres malos llamados «humanos» que cazan para hacernos esclavos.

¿Mamá por que? su madre pensativa recordaba mientras recordaba lo que paso con el padre de Mara, fue cazado pero luchó por su libertad hasta el ultimo. Hacia el elefanta papá o asi fue por correr y no dejarse cazar se cayó en un abismo mientras se secaba las lagrimas respondio, por que nos venden y nos llevan lejos? No quiso decirle que algunas veces mataban y vendian el marfil de sus huesos. Mara la pequena elefantita se asusto y luego fue corriendo hasta llegar al charco de agua. Alli encontro otro amigos suyo, Lipi su mejor amigo y otros amigos. Mara era muy querida porque siempre estaba llena de alegria de una luz infinita. De repente se detuvo de jugar con tanto charco y observo el cielo tan azul. Sintio nostalgia lo que tenia y no comprendia por que. De repente su pequeno cuello sujeto estuvo de gruesas cadenas. Un furtivo cazador le estuvo siguiendo con la ayuda de otros crueles cazadores le metieron a un caja hecha de abarrotes, de pronto su vida cambio, su hogar, su bella madre ya no tenia nada pese a su corta edad. En el trayecto la pequena bebe Mara lloraba, llamaba a su madre, mamita ven por mi. Todo ese malantial de amor de felicidad, de paz, un hogar destruido, un ser sin vida asi mara se convertio sujeta a la esclavitud, una vida tenida porque despues todo fue una muerte lenta en vida, su vida en esclavitud en un zoologico, 50 años, todo ese tiempo no supo de su madre, quien murio de la tristeza al enterarse de su caza.

Mara fue puesta en libertad gracias a unos activistas despues de 50 años de esclavitud, en Mayo del 2020. Mara hoy puede caminar libre, sin que sus patas esten sujetas a las cadenas que la lastimaban y le causaban heridas.

Dedicado a Mara la elefante cautiva, desde 1995 hasta 2020. Mara se que nada borrara el horror de tu esclavitud, perdon, perdon. No asistas a los zoologicos, recuerda Mara era una niña, tenia una madre, un hogar y libertad. Recuerda cuando compres un boleto a eventos con animales o zoologico condenas a aquella pequeña bebe Mara que no pudo regresar más con su madre, nunca llego a su hogar.

Escrito por Rosamilla Calle.

Nicolas Zaldivar

Redactor web con varios años de experiencia, anteriormente trabajando para dos agencias hispanoamericanas en Hartford, Connecticut.